viernes, 30 de enero de 2015

Curso bíblico: Domingo 01.02.2015




Con un lenguaje y unos signos que pueden chocarnos en un primer momento, el evangelio de hoy nos empieza a desvelar la identidad de Jesús. Es, desde el principio, el maestro que habla con autoridad, hasta tal punto que asombra a los que le escuchan: “¡Hasta a los espíritus inmundos les manda y le obedecen!”
Hoy, al escuchar este texto podemos preguntarnos, ¿Qué autoridad damos en nuestra vida a Jesús? ¿Hemos descubierto quien es y por qué su Palabra es la única que puede salvarnos? ¿O seguimos “dando autoridad” a tantas voces que nos gritan lo que debemos tener, lo debemos pensar o decir?


Marcos 1, 21-28

En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos entraron en Cafarnaúm,

Era una población que estaba situada en la orilla noroeste del lago de Genesaret (llamado también mar de Galilea, aunque no era un mar sino un lago grande). Jesús se refiere a ella como su ciudad (Mateo 9,1). Estaba ocupada por soldados romanos y servía de frontera entre los territorios de dos hijos de Herodes, llamados Herodes Antipas y Herodes Filipos. Allí hizo Jesús muchos milagros, pero maldijo este lugar por la dureza de corazón de la gente, a pesar de haber visto tantos prodigios (Mateo 11, 23-24)

Marcos nos está diciendo que, en cuanto llamó a los discípulos (texto del evangelio de la semana pasada) se fue a predicar a su gente, y para eso se dirigió al lugar sagrado de la zona: la sinagoga.

Y cuando el sábado siguiente fue a la sinagoga a enseñar, se quedaron asombrados de su doctrina, porque no enseñaba como los escribas, sino con autoridad.

En el evangelio de Marcos encontramos tres veces a Jesús en la sinagoga. La tercera vez fue a la sinagoga de Nazaret (6,2-6) y allí se maravilló de la incredulidad de sus vecinos; Jesús experimentó que un profeta sólo es despreciado en su pueblo, entre sus parientes y en su casa. Después de este episodio Marcos no vuelve a presentarnos a Jesús en ninguna otra sinagoga, sino entre la gente. Y más tarde en el templo de Jerusalén.

Estaba precisamente en la sinagoga un hombre que tenía un espíritu inmundo, y se puso a gritar: «¿Qué quieres de nosotros, Jesús Nazareno? ¿Has venido a acabar con nosotros? Sé quién eres: el Santo de Dios.» Jesús lo increpó: «Cállate y sal de él.» El espíritu inmundo lo retorció y, dando un grito muy fuerte, salió.

¿Es posible que la gente se preguntara quién era Jesús y sólo lo supiera quien estaba poseído por el mal? Un hombre con un espíritu inmundo era lo opuesto a una persona de fe. Se suponía que era alguien que, movido por el espíritu del mal, se oponía al reino de Dios. Por eso este pasaje nos puede resultar muy extraño para nuestra mentalidad y tenemos que leerlo en el contexto del evangelio de Marcos, que quiere darnos una pista muy importante:

Una de las características de este evangelista es “el secreto mesiánico”, es decir, Marcos insiste en que si se descubría quién era Jesús, antes de tiempo, su misión podía echarse a perder. Sólo cuando mucha gente se preguntó: “¿Quién es éste?” y Pedro afirmó: “Tú eres el Cristo” (8, 27) se desveló una dimensión importante de la identidad de Jesús. Pero el silencio sobre su persona debía mantenerse hasta que Jesús no viviera la muerte y resurrección.

Por eso, a partir de la confesión de Pedro, Marcos nos presenta tres escenas en las que Jesús revela a sus discípulos que debe sufrir y morir (el número tres hace alusión a que lo anuncia reiteradas veces), causando escándalo a quienes le escuchaban. Cuando Pedro quiso disuadir a Jesús de seguir este camino, Jesús le dijo: “Apártate de mí, Satanás” (8, 31-33)

En el relato de la transfiguración (9, 2-13) Jesús se experimentó Hijo Amado, aunque en el horizonte de su vida estuviera la posibilidad de morir como un malhechor. De nuevo, Marcos nos dice que Jesús pidió que se guardara el secreto. ¿Hasta cuándo habría que guardarlo? El evangelio nos dice hasta que un centurión romano, pagano, al pie de la cruz proclamó: “Verdaderamente este hombre era hijo de Dios” (15,39) Es decir, la muerte de Jesús, el verle colgado de un madero, a las afueras de la ciudad, como un malhechor, es lo que permite descubrir su verdadera identidad, lo que despierta la fe para reconocerlo y proclamarlo como Hijo de Dios. Por eso nada más empezar a predicar en Cafarnaúm no se podía proclamar quién era. Y era intolerable que un espíritu inmundo echara a perder su misión.

Hoy no utilizaríamos esos recursos para ir desvelando la identidad de Jesús, por eso es importante conocer, o recordar, las claves que utiliza Marcos, para captar la perla preciosa que se esconde en cada texto del evangelio dominical, aunque el envoltorio literario nos resulte extraño.

Todos se preguntaron estupefactos: «¿Qué es esto? Este enseñar con autoridad es nuevo. Hasta a los espíritus inmundos les manda y le obedecen.»

Marcos no pone el acento en el contenido de lo que dijo Jesús, sino en la autoridad de sus palabras. La gente estaba acostumbrada a escuchar a los escribas que, aunque actuaran con buena voluntad, se enredaban en la explicación puntillosa de la ley, poniendo más el acento en sus propias explicaciones que en la coherencia de su vida, como les reprochó Jesús muchas veces.

El hecho de que hubieran estudiado la Ley, en medio de una sociedad mayoritariamente analfabeta, les daba autoridad, por eso se les llamaba también doctores de la Ley o maestros. Como hacía siglos que no habían surgido profetas en Israel, los escribas se habían convertido en guías morales y espirituales del pueblo.

La gente se sorprendía de que un hombre, que no era escriba, pudiera tener tanta autoridad en lo que decía. Varias veces en el evangelio le preguntan a Jesús con qué autoridad habla y actúa. Y él remite a la autoridad que le da ser el Hijo amado, que ha venido a dar testimonio de lo que ha visto y oído. Por eso el evangelio de Marcos acaba diciendo que, cuando Jesús fue “elevado al cielo”, sus discípulos fueron por todo el mundo a contar lo que habían visto y oído. Esa es la raíz del testimonio cristiano y de la evangelización.

Su fama se extendió en seguida por todas partes, alcanzando la comarca entera de Galilea.


Marcos empieza su evangelio presentándonos a Jesús en medio de una popularidad creciente. Tras el episodio de Cafarnaúm su fama se extiende por Galilea, pero Jesús no se deja enredar por el éxito y busca tiempos y espacios de silencio, soledad y oración.  

El evangelio en las TIC

-  http://youtu.be/jcPjr7xxQ9s Secuencia de una película con la curación de un endemoniado, partiendo del texto de Lucas 4, 14-15.

- Enredado en la red” canción de Nico Montero sobre el “enredo de internet”;  puede ayudarnos a dialogar con los adolescentes sobre cómo la red puede atraparnos y alejarnos de lo que deseamos ser y vivir. ¿Qué identidad nos ofrece la red? ¿En qué fama nos enreda? http://youtu.be/OPF5RoXJGY4?list=PLKxU-TvdHXi2pFKu_anEheWfhUZVdjt68

- ¿Cómo podemos comprender hoy el hecho de que Jesús hablaba con autoridad? A través de esta canción de Toño Casado que nos recuerda cómo es la Palabra de Jesús. http://youtu.be/m1QR_OWTTBQ?list=PL4C0F8221ED11B82B.

PARA REFLEXIONAR

      1.      Personalmente

ü Quizá en una sociedad como la nuestra, en la que nos llegan con facilidad tantas voces, podemos preguntarnos hoy serenamente ¿a quien damos autoridad en nuestra vida? ¿Qué o quienes nos ayudan a crecer o nos hunden? ¿Qué voces nos preocupan, nos alivian, nos animan…?

ü Y con un asombro similar al de los galileos podemos plantearnos seriamente, ¿qué autoridad tiene la Palabra de Jesús en mi vida? ¿La leo, la acojo, hago oración,  guía mis criterios y mis decisiones? Desde la propia realidad descubierta pedimos al Señor que “su Palabra nos cambie el corazón” Si te ayuda, pídelo escuchando la canción de Toño Casado.

       2.      En la fraternidad, la familia…

Ü Después de leer el texto y sus comentarios podemos dialogar sobre lo que más nos ha sorprendido, lo que no entendemos, lo que más nos ha gustado…

Ü  Podemos reflexionar y compartir, ¿a qué o a quien se da autoridad en nuestra fraternidad, en nuestra familia, en nuestra casa? ¿Quién marca nuestras decisiones? En qué lo notamos.

Ü Como padres, madres, tíos, abuelos, catequistas…, cristianos nos sentimos responsables del crecimiento en la fe de nuestros niños, ¿cómo les ayudamos a conocer y dar “autoridad”, valor en su vida, a la Palabra de Jesús? Es importante que  nombremos lo que estamos viviendo y haciendo en este sentido y, aquello que queremos empezar a hacer.  

Ü Podemos terminar haciendo oración con la canción de Toño Casado que os proponemos, conscientes de que solo el Espíritu del Señor nos hará descubrir el valor de su Palabra y acogerla para que pueda cambiar nuestra vida y la de nuestras familias.

QUE TU PALABRA NOS CAMBIE EL CORAZÓN.
QUE TU PALABRA NOS CAMBIE EL CORAZÓN.
TRANSFORMA EN NIEVE EL CARBÓN
DE NUESTRO GRIS CORAZÓN.
QUE TU PALABRA NOS CAMBIE EL CORAZÓN.

Que tu Palabra sea como la linterna,
que nos enseñe por donde caminar
y transformar el dolor en una suave canción
para llevar al mundo tu calor.

Que tu Palabra sea como la comida
que nos sostenga y nos haga vivir.
El pan para compartir, la fuerza para vivir
Palabra, pan que Dios va a repartir.

Que tu Palabra sea la Buena Noticia
Que todo el mundo sueña con escuchar.
Palabra para salvar, palabra para curar,
Palabra con poder que nos puede cambiar.


domingo, 25 de enero de 2015

Curso bíblico: Domingo 25.01.2015



Iniciamos la lectura del evangelio de Marcos, escuchando la Buena Noticia: el Reino de Dios, la salvación, el proyecto de Dios sobre vosotros está cerca, es el tiempo de su realización. Se nos pide recibirlo, acogerlo, dejarnos convertir. Dejar que Dios entre en nuestra vida y la haga nueva.

¿Estamos dispuestos?


Marcos 1, 14-20

Cuando arrestaron a Juan, Jesús se marchó a Galilea a proclamar el Evangelio de Dios. Decía:

El evangelio de Marcos comienza presentando a Juan como mensajero que prepara el camino, incluso se detiene a describir su aspecto físico. Unos versículos después el evangelista nos narra brevemente el bautismo de Jesús y las tentaciones.

Desde el desierto, tras tener unas experiencias profundas en las que Jesús tuvo que “tomar partido”, se fue a Galilea. Extraña elección, porque Galilea era una zona rebelde y peligrosa.  Allí vivían algunos grupos terroristas, muy activos, que se oponían al poder de Roma, por ejemplo los celotes. Muchas veces había redadas y persecuciones. Juan ya había sido arrestado, lo prudente hubiera sido huir o esconderse, pero el evangelista sitúa a Jesús en el corazón de la región marginal y mal vista. Y allí siente que debe proclamar una Buena Noticia, de parte de su Abbá. 

-«Se ha cumplido el plazo, está cerca el reino de Dios: convertíos y creed en el Evangelio.»

Es una lástima que muchas veces se haya traducido “reino de Dios” por “reino de los cielos”. Como si Jesús hubiera venido a hablarnos de lo que hay más allá de la muerte y más allá de las nubes. La expresión reino de Dios nos dice poco a los cristianos del siglo XXI, pero era una expresión muy sugerente en todo el Antiguo Testamento; era como un compendio de todo lo que Israel esperaba cuando el Mesías inaugurara un tiempo nuevo. Era como un proyecto que se iría descubriendo y desarrollando con la llegada del Mesías.

Para acoger esa novedad, para poder vivir ese “sueño de Dios sobre la humanidad” es necesaria la conversión. En tiempos de Jesús significaba cambiar de dirección, cuando se iba de un lugar a otro, porque era muy fácil perderse; incluso significaba dar la vuelta para encontrar el lugar donde se perdió el camino, para retomar el bueno.

Jesús le dio un sentido mucho más profundo. Se trata de nacer de nuevo, de sumergirnos en el cambio, de dejarnos rehacer para que nuestro corazón fariseo -cumplidor y de piedra- pueda ser transformado en un corazón compasivo y misericordioso.

Sugiero esta traducción para comprender mejor el significado con palabras de hoy: dejaos convertir y transformar y confiad plenamente en la buena Noticia que os traigoLa fe y la conversión están estrechamente unidas. Una conversión profunda no es fruto de nuestra iniciativa; necesitamos fe, confianza plena en la obra de Dios para dejarnos rehacer, en lugar de acallar la conciencia con algunas obrillas caritativas.

Pasando junto al lago de Galilea, vio a Simón y a su hermano Andrés, que eran pescadores y estaban echando el copo en el lago. Jesús les dijo:
—«Venid conmigo y os haré pescadores de hombres.»
Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron.

Como hemos dicho en otras ocasiones esa inmediatez tiene pocas probabilidades de ser histórica. San Marcos va a ir presentando diversos encuentros de personas con Jesús y diversas formas de respuesta y de seguimiento. Simón y Andrés nos muestran que es posible un cambio profundo en la escala de valores. Que cuando realmente nos encontramos con Jesús hay cosas que ya no tienen sentido en nuestra vida y descubrimos el valor de otras que antes no conocíamos o no apreciábamos.

Esta catequesis de Marcos es muy sencilla y muy profunda: Simón y Andrés dejaron las redes, es decir, perdieron su medio de vida y su seguridad, pero encontraron la perla escondida, el tesoro. Encontraron a Jesús y con él descubrieron su vocación y su misión. Unos pobres pescadores se han transformando en santos de la Iglesia Católica. Dejar las redes les mereció la pena. “Pescar hombres” era una imagen sugerente que recordaba la actividad de los profetas. 

Un poco más adelante vio a Santiago, hijo de Zebedeo, y a su hermano Juan, que estaban en la barca repasando las redes. Los llamó, dejaron a su padre Zebedeo en la barca con los jornaleros y se marcharon con él.

El hecho de que dos hermanos, varones, dejaran a su padre y se fueran con Jesús es un gesto escandaloso en la sociedad patriarcal judía. Había unas normas de comportamiento, y trabajar con los padres y cuidarlos cuando fueran mayores era una de ellas. No tenía sentido irse con un varón judío que no podía gloriarse de tener esposa, ni hijos, ni casa, ni tierras. No era ningún ejemplo el dejar la seguridad de un hogar y un trabajo para irse con un “don nadie” que pasó por allí.

Pero el evangelista, con estos ejemplos, está ayudándonos  a comprender que antes del seguimiento está la mirada de Jesús y su llamada; antes de responderle experimentamos que se nos invita a vivir una Buena Noticia, una transformación radical. Y que todo eso forma parte del sueño de Dios sobre cada uno de nosotros y sobre la humanidad. Solo entonces podemos soltar las redes o los remos, calzarnos las sandalias y seguirle. Puede que nuestras manos se nos hayan quedado vacías, al soltar lo que teníamos en ellas, pero el corazón está rebosante de agradecimiento. ¡Ha merecido la pena!

PARA REFLEXIONAR

     1.     Personalmente

  •  El evangelio de hoy nos invita a preguntarnos: ¿Qué dejo hacer a Dios en mi vida? ¿Qué descubro hoy en mi vida como lo que Dios ha hecho en mí? ¿Suelo pararme a pensar en todo lo importante de mi vida que no es “fruto” de mi esfuerzo?
  • ¿Cómo podríamos expresar en qué consiste el “sueño de Dios sobre cada uno de nosotros”? ¿Nos lo planteamos a la hora de tomar decisiones, de elegir caminos? Eso es lo que solemos llamar vivir en clave vocacional, no buscando nuestros propios intereses, sino buscando responder a las llamadas continuas de Dios a cada uno de nosotros. Esas que nos llegan a través de hechos de la vida ordinaria.
  • Andrés y Pedro, nos dice el evangelio, dejaron “la barca y a su padre”, lo dejaron todo para seguir a Jesús, ¿qué estamos dispuestos a dejar nosotros?
  • Terminaremos esta reflexión exponiéndole al Señor lo que en este momento surge en nosotros…

     2.     En la familia


  • Después de leer el texto y sus comentarios podemos dialogar sobre lo que más nos ha sorprendido, lo que no entendemos, lo que más nos ha gustado…
  • Los encuentros de Jesús con las personas, vemos en este evangelio, también se dan en familia. O mejor, podemos ver la importancia de la familia para transmitir la Buena Noticia. ¿Cómo transmitimos o anunciamos la Buena Noticia de Jesús a nuestros hijos? ¿Qué hacemos en “familia” que les ayude a encontrarse con Jesús, a escucharle, a fiarse de él y a querer vivir con Él? ¿Qué podríamos hacer?
  • Los padres somos realmente “pescadores de hombres” al ayudar a los hijos y a otras personas a salir del mar del egoísmo, la soledad, la lejanía de Dios, etc. y a encontrarse con Jesús.  ¿Somos conscientes de ello? Vamos a terminar orando juntos pidiendo al Señor nos ayude en esta misión que nos ha encomendado.
Oh Dios y Padre nuestro: 

Tú nos dices por medio de Jesús, tu Hijo, 
que es la hora de  convertirnos a la Buena Noticia de salvación;
que él quiere que la escuchemos y que la vivamos. 
Solamente tú puedes cambiarnos.


Danos el valor de confiarnos a Jesús
sin miedo ni vacilación
y de seguirle a donde él nos lleve,
porque estamos seguros de que nos llevará a la alegría.


Haz que compartamos sus palabras y su vida
con nuestros hermanos y hermanas,

con nuestros hijos, nuestras familias y amigos

y sepamos ayudarlos a reconocerte y responderte.

Guíanos hacia ti, Dios y Padre nuestro,
Y en las dificultades que la vida nos presente
por los siglos de los siglos. Amén 


Asamblea Interfranciscana de España y fiesta de la Provincia Ibérica FMMDP.

Este fin de semana, 17-18 de enero de 2015 se celebró en nuestra Casa Madre, Madrid, la XXIX Asamblea General de la Federación Interfranciscana de España. Es una Federación en la que participan las diferentes congregaciones franciscanas que están en España y los laicos de la OFS (Orden Franciscana Seglar). Por primera vez, esta Asamblea abrió sus puertas a las Asociaciones de laicos que estuviesen ligadas a las distintas congregaciones. Y ahí estuvo la AMAM, representada por la Animadora General, Rosario Teixeira, y el Secretario Provincial, Miguel Angel Saco. En el último momento también nos acompañó la Secretaria General, Hortensia Alvarez. 


Aunque nuestra presencia era esencialmente presencial, iniciando un nuevo camino de conocimiento e interrelación con la familia franciscana, fue también muy enriquecedor y ha sido una gracia el vivirlo.

Queremos agradecer a la Asamblea la invitación y la familiar acogida que nos dieron. Y agradecemos especialmente a nuestra Superiora General, la Madre Rosario Sánchez, por su apoyo para que esto fuese posible. Que el camino franciscano, a través de los distintos carismas, nos unan para ser cada día mas fieles al Evangelio y más constantes en su vivencia.


Y quiso el Señor que este fin de semana terminase con un broche de oro en forma de fiesta, pues en Fuencarral se celebraba la fiesta de la Provincia Ibérica. Y allí nos trasladamos para compartir este momento con las hermanas y los laicos presentes. Comenzamos por la Eucaristía, donde alimentamos el espíritu, y continuamos con unos ricos pinchos que alimentaron nuestro cuerpo, y una convivencia que alimentó nuestro corazón. Podéis leer los testimonios y ver las fotos en la web de las hermanas.

Damos gracias a la Beata Mª Ana, por no haber decaído a pesar de todos los sufrimientos que tuvo que soportar, ya que por esta Fuerza que siempre la acompañó hemos podido vivir y seguimos viviendo la Fraternidad siguiendo sus palabras "Amaos como yo os amé, sufríos como yo os sufrí. Caridad, Caridad Verdadera, Amor y Sacrificio".

Un abrazo fraterno.
Equipo Animador General.

martes, 20 de enero de 2015

Curso bíblico: Domingo 18.01.2015


Después del tiempo de Navidad iniciamos el tiempo ordinario. Así llamamos en la liturgia (la celebración de la fe del Pueblo de Dios) a un conjunto grande de semanas en las que vamos recordando y celebrando los diversos misterios de la vida de Jesús. Este año lo hacemos según el Ciclo B, es decir, tendremos como base la lectura continuada del evangelio de Marcos, a partir del próximo domingo.




Este primer domingo del tiempo ordinario, un texto del evangelio de Juan, nos ayuda a plantearnos nuestro encuentro con el Señor. ¿Realmente nos hemos encontrado con Él y este encuentro nos ha afectado profundamente? Solamente así puede nacer y desarrollarse una profunda comprensión, una relación afectuosa e íntima con él y un sentido real de nuestra misión en la vida.

“Venid y veréis” es la invitación que hoy se nos hace, ¿la aceptaremos?



Juan 1, 35-42

En aquel tiempo, estaba Juan con dos de sus discípulos y, fijándose en Jesús que pasaba, dice: -«Éste es el Cordero de Dios.»
Estamos en el capítulo 1 del evangelio de san Juan; no nos han dicho nada del nacimiento de Jesús ni de su infancia y, de golpe, entramos en este texto en el que nos presentan a Jesús a través del testimonio de algunos discípulos.
Dar testimonio significa decir lo que hemos visto y oído. En estos tiempos vemos y oímos tantas cosas a lo largo del día que difícilmente podemos comprender la importancia del testimonio. En tiempos de Jesús, como ya hemos dicho otras veces, bastaba que dos varones dieran el mismo testimonio sobre algo para que su palabra se considerara cierta y se pudiera culpar o liberar a alguien.

San Juan Bautista tuvo muchos discípulos; en algunas zonas fue más conocido que el propio Jesús. Ahora el evangelista nos presenta a discípulos de Juan que pasan a ser discípulos de Jesús. Este gesto era muy importante en las primeras comunidades, era como un ejemplo a seguir, un guiño a los discípulos de Juan.

Los dos discípulos oyeron sus palabras y siguieron a Jesús. Jesús se volvió y, al ver que lo seguían, les pregunta:
-« ¿Qué buscáis?»

A lo largo de los cuatro evangelio muchas veces nos presentan a Jesús preguntando, incluso haciendo preguntas en lugar de dar respuestas. Actualmente la pedagogía nos invita a despertar muchas preguntas en lugar de dar respuestas ya hechas. Hoy el evangelio nos invita a preguntarnos con toda seriedad: ¿Qué busco? ¿Qué buscamos? Y si seguimos “tirando del hilo” deberíamos preguntarnos también: Eso que busco ¿me hace feliz?

 Ellos le contestaron:- «Rabí (que significa Maestro), ¿dónde vives?»
Él les dijo: -«Venid y lo veréis.»
Entonces fueron, vieron dónde vivía y se quedaron con él aquel día; serían las cuatro de la tarde.

El lugar donde vivimos y la forma de vivir expresan claramente rasgos de nuestra identidad. En tiempos de Jesús había hombres, considerados maestros; quienes querían aprender con ellos pedían permiso para vivir con ellos un tiempo. Quienes acaban de conocer a Jesús quieren conocer también su estilo de vida.

El hecho de señalar la hora es muy importante: es la hora del encuentro que cambia  su vida. No se refiere a una hora cronológica (de reloj, como diríamos ahora) sino al tiempo vivido como kairós: es la hora de Dios, el momento oportuno que no dejaron escapar. 

Andrés, hermano de Simón Pedro, era uno de los dos que oyeron a Juan y siguieron a Jesús; encuentra primero a su hermano Simón y le dice: -«Hemos encontrado al Mesías (que significa Cristo).»

Desde el punto de vista histórico no es posible que alguien que se acaba de encontrar con Jesús de Nazaret pudiera llamarle Mesías, Cristo, porque era un título que se le dio después de la resurrección. Era un título post pascual. El evangelio de Juan no quiere poner el acento en una crónica de los hechos que ocurrieron sino en presentarnos a diferentes personas que “se rinden” al encontrarse con Jesús y le siguen.

El evangelio de hoy es una catequesis sobre el encuentro con Jesús. Y quien lo encuentra da testimonio a su alrededor para que otras personas se encuentren también con él. Más que un hecho histórico pasado nos invita a ver un horizonte, a percibir una llamada.

Y lo llevó a Jesús. Jesús se le quedó mirando y le dijo: -«Tú eres Simón, el hijo de Juan; tú te llamarás Cefas (que se traduce Pedro).»


El nombre tenía mucha importancia en la cultura judía. Podía expresar el deseo de los padres, el rechazo, o ser símbolo de algo. No se ponían los nombres a lo tonto. En el texto quieren resaltar que el encuentro con Jesús fue de tal hondura que Jesús cambió la identidad de Pedro. Y ese cambio de  identidad, que en realidad se dio a lo largo de muchos años, se expresa en el cambio de nombre. Algo semejante ocurre ahora cuando a una persona le dan una nueva identidad (por ejemplo porque es perseguida y al darle un nombre nuevo le dan una nueva oportunidad).

PARA REFLEXIONAR

1.      Personalmente

ü Al retomar este año la lectura y reflexión de los evangelios podemos empezar planteándonos, personalmente ¿Recuerdo mi primer encuentro con Jesús, del que podría decir que cambió mi vida? ¿qué ha supuesto para mi esta Navidad en cuanto a “encuentro con Jesús”?
ü El evangelio de hoy nos habla de búsqueda y de encuentro. Solo nos dice que encontraron a Jesús aquellos que se acercaron a Él y se atrevieron a seguirle para ver donde vivía. ¿Qué busco yo en mi vida? ¿Lo que busco me hace feliz? ¿Qué caminos concretos recorro para “encontrar” a Jesús y ver donde habita?

2.      En la fraternidad, familia…

Ü  Después de leer el texto y sus comentarios podemos dialogar sobre lo que más nos ha sorprendido, lo que no entendemos, lo que más nos ha gustado…
Ü  Según lo que hablamos, decidimos y hacemos en nuestra fraternidad, en nuestra familia..., en la vida ordinaria, alguien que nos observase ¿qué percibiría que buscamos? ¿Qué dirían nuestros hijos, nuestros compañeros, nuestros hermanos..., si se lo preguntamos? ¿Señalarían que buscamos a Jesús?
Ü  El evangelio de hoy nos habla de “encuentro con Jesús” como inicio de su seguimiento, y de la posibilidad de los que ya se encontraron con Él de ayudar a los demás a hacerlo. Como padres y madres, ¿nos planteamos cómo ayudar a nuestros hijos, o a los  jóvenes que nos rodean, a encontrarse con Jesús? ¿Cómo lo hacemos? 

martes, 13 de enero de 2015

Feliz Cumpleaños Maria Ana Mogas

Hace muchos años, en un pequeño pueblo catalán llamado Granollers, en el seno de una familia católica vino al mundo una niña destinada a hacer grandes cosas con actitud humilde. Su nombre: Mª Ana Mogas Fontcuberta.

La vida le trajo experiencias malas: como la pérdida de los padres a tierna edad, la separación de los hermanos para irse con su madrina a vivir a Barcelona, las desavenencias con aquellas hermanas de la primera fundación, la persecución y las injurias...

Y buenas: como el descubrimiento de su vocación, el encuentro con las hermanas que ante su ejemplo se ven llamadas por el mismo camino y la acompañan, el encuentro con el Amor verdadero, ante el que meditaba todas aquellas decisiones que debía tomar...

Ahora es nuestro ejemplo, para que dentro de nuestras vocaciones la sigamos acompañando, e intentando hacer este mundo un poquito más fraterno.

Feliz 13 de enero a todos. Que la Divina Pastora nos guíe, como la guió a ella.

Un abrazo fraterno.
Equipo Animador General



Há muitos anos, numa pequena aldeia catalã chamada Granollers, numa família católica veu ao mundo uma menina destinada a fazer grandes coisas com actitude humilde. O seu nome: Mª Ana Mogas Fontcuberta.

A vida touxo-lhe más experiências: como a perda dos seus pais sendo muito novinha, a separação dos irmãos para ir viver a Barcelona, os desacordos com as irmãs da primeira fundação, a perseguição e as injúrias...

E boas: como o descobrimento da sua vocação, o encontro com as irmãs que frente ao seu exemplo vem-se chamadas pelo mesmo caminho e acompanham-na, o encontro com o Amor verdadeiro, diante do qual meditava todas as decisões que devía tomar...

Agora é o nosso exemplo, para que na nossa vocação segui-la acompanhando, e tentando fazer este mundo um bocadinho mais fraterno.

Feliz 13 de Janeiro a todos. Que a Divina Pastora nos guie, como fez com a Beata Mª Ana Mogas.

Um abraço fraterno.
Equipa Animadora Geral

lunes, 12 de enero de 2015

D.E.P. Manuel Jara (Chile)

A principios de diciembre recibíamos la petición de crear una cadena de oración por la salud de este asociado de Chile que tras un desvanecimiento se encontraba grave. El Señor ha decidido llevárselo a su seno en el día de Reyes. Era una persona sencilla y disponible, y desde aquí nos unimos a su esposa Edit, también asociada, y a toda la familia AMAM-Chile para que el Padre les ayude a llevar estos difíciles momentos en la esperanza de la Resurrección.

Descanse En Paz.

Manuel Jara y su esposa, Edit, en la última Asamblea Provincial.

domingo, 11 de enero de 2015

Compromissos em Moçambique

Recebemos a notícia de que no próximo dia 13 de Janeiro, em que celebramos o nascimento da Beata Maria Ana Mogas, em Matola (Moçambique) vão fazer o seu compromisso as seguintes pessoas:

Ana Matola Guilaze
Aurora Dimande
Benvenuta Rafael de Fátima
Danilo Jorge Venturas
Fernando José Guilaze
Jossefina Daniel Rafael

Damos a todos os Parabéns e desejamos que vivam um dia muito feliz em companhia dos associados, das irmãs da Congregaçao FMMDP e da familia. Nesse dia todos estaremos de festa e unidos na oração para que o SIM que vão dar seja com o coração e responsávelmente.

Um abraço fraterno.
Equipa Animadora Geral AMAM.



Recibimos la noticia de que le próximo 13 de enero, dia en que celebramos el nacimiento de la Beata Maria Ana Mogas, en Matola (Mozambique) van a hacer su compromiso las siguientes personas:
Ana Matola Guilaze
Aurora Dimande
Benvenuta Rafael de Fátima
Danilo Jorge Venturas
Fernando José Guilaze
Jossefina Daniel Rafael

Les felicitamos a todos y les deseamos que vivan un día muy feliz en compañía de los asociados, de las hermanas de la Congregación FMMDP y de la familia. En este día todos estaremos de fiesta y unidos en oración para que ese SI que van a dar sea con el corazón y responsablemente.

Un abrazo fraterno.
Equipo Animador General AMAM.

martes, 6 de enero de 2015

Ya tenemos la nueva Revista de AMAM.

"Ya vienen los Reyes,
por el arenal,
ya le traen al niño
muy rico pañal..." (Villancico)

Y a la Asociación María Ana Mogas nos traen la nueva Revista en la que recordamos todo aquello que se quiso compartir de lo vivido durante el pasado año 20014. Desde el Equipo Animador General queremos agradecer vuestra participación y animaros a que sigáis haciéndolo durante este año 2015 que acabamos de comenzar.

Un abrazo fraterno.





"Ja vêm os Reis,
pelo areal,
ja lhe trazem ao menino
muito ricas fraldas..." (Canção de Natal-tradução)

E à Associação Maria Ana Mogas trazem-nos a nova Revista na qual recolhemos tudo aquilo que quiseram partilhar do vivido no pasado ano 2014. Desde a Equipa Animadora Geral queremos agradecer a vossa participação e animar-vos a continuar a faze-lo durante este ano 2015 que vimos de começar.

Um abraço fraterno.

Seguidores