martes, 23 de diciembre de 2014

FELIZ NAVIDAD.

Paz  y  Bien 
Queridos hermanos/as.
El Equipo Animador General les saluda y les desea en esta Navidad de 2014, fecha tan significativa para nuestra familia fraterna en Amor y Sacrificio, que el niño de Belén nos regale el presente de vivir en fidelidad.
Nuestra Asociación sigue la senda que Francisco y María Ana nos marcan, cuyo centro y norte en la vida es el querer del Señor en humildad, escucha, caridad, alegría y esperanza. Cada día que así vivamos será Navidad.
Feliz y Santa Navidad a todos/as laicos/as asociados/as y en formación. Y un saludo muy especial a nuestras hermanas de la congregación Franciscanas Misioneras de la Madre del Divino Pastor que nos acompañan en este caminar, que el niño Dios ilumine sus vidas y hogares. Les deseamos todo lo mejor para el año 2015.
Un abrazo afectuoso.
Equipo Animador General
Siempre al servicio de la AMAM.
 



        Queridos/as Irmãos/ãs,
       A Equipa Animadora Geral saúda-vos e deseja-vos neste Natal de 2014, data tão significativa para a nossa família fraterna em Amor e Sacrifício, que o menino de Belém nos ofereça o presente de viver em fidelidade.
       A nossa Associação segue a senda que Francisco e Maria Ana nos indicam, cujo cento e norte na vida é o querer do Senhor em humildade, escuta, caridade, alegria e esperança. Cada dia que assím vivermos será Natal.
Feliz e Santo Natal a todos/as leigos/as associados/as e em formação. E um saudo muito especial para as nossas imãs da congregação Franciscanas Missionárias da Mãe do Divino Pastor que nos acompanham neste caminhar, que o menino Deus ilumine as suas vidas e os seus lares. Desejamos-vos tudo o melhor para o ano 2015. 
          Um abraço afectuoso.
Equipa Animadora Geral
Sempre ao Serviço da AMAM

domingo, 21 de diciembre de 2014

Mensaje navideño de las responsables del Curso Bíblico.



Esta es la Buena Nueva, la gran noticia que celebramos:

“La PALABRA se hace hombre, niño… ¡Uno de nuestra familia! Y pone su “tienda”, su morada, en nuestro suelo”

Desde San Francisco plasmamos el Evangelio en nuestros nacimientos

Lo preparamos y celebramos de muchas formas, una de ellas es la colocación festiva del Belén o “nacimiento”. Os invitamos a reflexionar sobre el lenguaje simbólico del nacimiento, según los textos del evangelio.
Su mismo nombre nos habla de un lugar geográfico concreto y simbólico: Belén, que era un pueblecito muy pequeño. Allí había nacido el rey David, el más importante de toda la  historia de Israel, elegido por Dios. No concebían que el Mesías naciera en otro lugar, si procedía de la familia de David.
Socialmente, el pueblo de Israel en tiempos de Jesús estaba estructurado en forma piramidal, inamovible.
Jesús, el nacido en Belén, desde el principio ocupa un  “lugar”, se abre un sitio, entre los más pobres: los pastores, uno de los grupos más bajos de esta pirámide. Estos eran considerados “gentuza”,  porque solían trabajar sin salario, solo recibían la comida; al no tener con que alimentar a sus familias,  muchas veces se quedaban con los corderillos que nacían, alegando que habían muerto por varias causas… El pueblo en general los trataba con desconfianza y desprecio. No asistían  a la sinagoga ni al Templo, no cumplían la Ley…
Nacer entre pastores, en una cueva que ellos frecuentaban, es una forma catequética de decirnos que quiso nacer entre los últimos. (sin la poesía con la que hoy rodeamos a estos personajes). Además solo ellos le reconocieron  y le adoraron, mientras que  los maestros de la Ley  ni se enteraron.  
Así Jesús desde el principio estuvo entre los pobres. San Francisco lo ve y lo celebra a las afueras de Greccio, y agradece con los pobres esta presencia del Hijo de Dios entre ellos.
La comunidad cristiana que escribe el evangelio de Lucas nos lo cuenta con mucha carga teológica, para que nos asombremos. “Desde el principio quiero estar con los que no contaban socialmente
Por eso poner el “belén” y pastores en el belén, es una opción, no un adorno más de Navidad. Es una expresión de fe.

Para la reflexión personal y en familia, fraternidad…

Nos puede ayudar el Mensaje del Papa Francisco acerca de la Navidad

"La Navidad suele ser una fiesta ruidosa: nos vendría bien un poco de silencio, para oír la voz del Amor."
Navidad eres tú, cuando decides nacer de nuevo cada día y dejar entrar a Dios en tu alma.
El pino de Navidad eres tú, cuando resistes vigoroso a los vientos y dificultades de la vida.
Los adornos de Navidad eres tú, cuando tus virtudes son colores que adornan tu vida.
La campana de Navidad eres tú, cuando llamas, congregas y buscas unir.
Eres también luz de Navidad, cuando iluminas con tu vida el camino de los demás con la bondad, la paciencia, alegría y la generosidad.


Los ángeles de Navidad eres tú, cuando cantas al mundo un mensaje de paz, de justicia y de amor.
La estrella de Navidad eres tú, cuando conduces a alguien al encuentro con el Señor.
Eres también los Reyes Magos, cuando das lo mejor que tienes sin importar a quien.
La música de Navidad eres tú cuando conquistas la armonía dentro de ti.
El regalo de Navidad eres tú, cuando eres de verdad amigo y hermano de todo ser humano.
La tarjeta de Navidad eres tú, cuando la bondad está escrita en tus manos.
La felicitación de Navidad eres tú, cuando perdonas y restableces la paz, aun cuando sufras.
La cena de Navidad eres tú, cuando sacias de pan y de esperanza al pobre que está a tu lado.
Tú eres, sí, la noche de Navidad, cuando humilde y consciente, 

recibes en el silencio de la noche al Salvador del mundo sin ruidos ni grandes celebraciones; 
tú eres sonrisa de confianza y de ternura, en la paz interior de una Navidad perenne que establece el Reino dentro de ti.
Una muy Feliz Navidad para todos los que se parecen a la Navidad" - Papa Francisco


*********************************


Que estos días navideños, viváis un hondo y feliz encuentro con la Palabra, con el Dios que se hace Niño, con la Vida que nos llena de vida, de alegría y fuerzas para seguir anunciando y construyendo su Reino.

¡Feliz Navidad a todos!, volvemos con nuestra cita de Buena Noticia al regreso de las vacaciones, con un nuevo evangelio, el de Marcos.

Un fuerte abrazo
Marifé y Guadalupe

viernes, 19 de diciembre de 2014

Reflexión: 8 minutos

«Cuenta la leyenda que una mujer pobre con un niño en los brazos, pasando delante de una caverna, escuchó una voz misteriosa que allá adentro le decía: "Entra y toma todo lo que desees, pero no te olvides de lo principal. Recuerda algo: Después de que salgas, la puerta se cerrará para siempre. Por lo tanto, aprovecha la oportunidad, pero no te olvides de lo principal..."
La mujer entró en la caverna y encontró muchas riquezas. Fascinada por el oro y por las joyas, puso al niño en el suelo y empezó a juntar, ansiosamente, todo lo que podía en su delantal.
La voz misteriosa habló nuevamente: " Tienes solo ocho minutos "
Agotados los ocho minutos, la mujer cargada de oro y piedras preciosas, corrió hacia fuera de la caverna y la puerta se cerró... recordó, entonces, que el niño quedó allá y la puerta estaba cerrada para siempre.
La riqueza duro poco y la desesperación, siempre.»
(Autor desconocido)
En estas fechas tan importantes las fiestas, la comida y los regalos muchas veces nos hacen olvidarnos de lo principal: EL NIÑO. Él vino para salvarnos, vivió y sufrió como nosotros y lo sigue haciendo pero muchas veces lo olvidamos cerrando la cueva de nuestro corazón. ¿Seremos lo suficientemente fuertes para abrirnos al verdadero AMOR, al verdadero MOTIVO de estas fechas?
FELIZ NAVIDAD, FELIZ VENIDA DEL SEÑOR.

«Conta a lenda que uma mulher pobre com um menino nos braços, ao passar diante duma caverna ouviu uma voz misteriosa que lá dentro dizia: “Entra e colhe tudo o que quiseres, mas não esqueças o principal. Lembra uma coisa: Despois de saires, a porta fechar-se-á para sempre. Por isso, aproveita a oportunidade mais não te esqueças do principal...”
A mulher entrou na caverna e encontrou muitas riquezas. Fascinada pelo ouro e pelas joias, pôs o menino no chão e começou a juntar, ansiosamente, tudo que podía com o seu avental.
A voz misteriosa falou novamente: “Tens só oito minutos”.
Esgotados os oito minutos, a mulher carregada de ouro e pedras preciosas, correu para fora da caverna e a porta fechou-se...lembrou, então, que o menino tinha ficado lá dentro e a porta estava fechada para sempre.
A riqueza durou pouco e a desesperação sempre
(Autor desconhecido)
Nestas datas tão importantes, as festas, a comida e as prendas muitas vezes fazem-nos esquecer do principal: O MENINO. Ele veio para salvar-NOS, viveu e sofreu como nós e continua a faze-lo mas muitas vezes esquecemo-lo fechado na caverna do nosso coração. Seremos suficientemente fortes para abrir-nos ao verdadeiro AMOR, ao verdadeiro MOTIVO destas datas?
FELIZ NATAL, FELIZ VINDA DO SENHOR.

jueves, 11 de diciembre de 2014

Curso bíblico: Domingo 14.12.2014


Hemos llegado al tercer domingo de Adviento, llamado “De Gaudete”, es decir, de alegría, de regocijo; una especie de alto en el camino, porque antes el Adviento era un camino penitencial bastante duro.
Y, de nuevo, el evangelio nos presenta la figura de Juan Bautista. Nos deja acercarnos y participar en la cuestión que se hacían sus contemporáneos e incluso los primeros cristianos ¿Quién es éste? 
Juan tiene una absoluta claridad sobre cuál es su misión y su identidad: No soy el Mesías, “Soy la voz que grita en el desierto… el que prepara el camino”. Da testimonio de Jesús, el Señor, el Mesías Salvador, y nos avisa: “en medio de vosotros hay uno que no conocéis”
La Navidad está cerca; el evangelio de hoy nos invita a abrir los ojos y los oídos y reconocer a Aquel que está en medio de nosotros. Y, dando un paso más, a anunciar y presentar a los demás al que llega, al que está, aunque nuestro mundo, en medio de tantos preparativos, apenas repare en su presencia.



Juan 1,6-8.19-28

Surgió un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan: éste venía como testigo, para dar testimonio de la luz, para que por él todos vinieran a la fe. No era él la luz, sino testigo de la luz.

Podríamos decir que el evangelio de san Juan comienza con esta presentación de Juan Bautista, porque el prólogo (los versículos 1-18, anteriores) son un himno de tipo litúrgico, para ser cantado en la comunidad. En ese himno, o prólogo, se resumen las ideas centrales de este evangelio.

A la hora de hablarnos de Juan Bautista, este evangelista tiene mucho interés en subrayar que fue mucho menos importante que Jesús, además no hace ningún elogio de él, ni nombra su martirio. En frases breves y claras resalta la subordinación de Juan Bautista: Jesús era la luz, Juan sólo testigo de la luz; Jesús era la Palabra (Verbo), Juan sólo la voz.

¿Por qué esta diferencia con los otros tres evangelistas? Porque este evangelio se escribió sobre el año 90 y había muchos discípulos de Juan Bautista, incluso llegó a haber cierta confusión entre ellos y los discípulos de Jesús y entre la doctrina que predicaban unos y otros. San Juan quiere aclarar las cosas en su evangelio.
En el libro de los Hechos encontramos otros datos que corroboran esto. Un judío llamado Apolo, que conocía muy bien las Escrituras,  llegó a Éfeso. Este hombre era “ferviente de espíritu, hablaba y enseñaba exactamente lo referente a Jesús, aunque solo conocía el bautismo de Juan”. Predicó en la sinagoga y cuando lo oyeron Priscila y Aquila lo tomaron aparte y le expusieron con mayor exactitud el camino de Dios (…) Mientras Apolo estaba en Corinto, Pablo llego a Éfeso y encontró algunos discípulos y les dijo: “¿Habéis recibido el Espíritu Santo al abrazar la fe?” Ellos contestaron: no hemos oído ni siquiera que hay Espíritu Santo. Y él les dijo: ¿Pues qué bautismo habéis recibido?  Ellos dijeron “El bautismo de Juan” (Hechos de los Apóstoles 18, 24-28 y 19, 1-7)

Y éste fue el testimonio de Juan, cuando los judíos enviaron desde Jerusalén sacerdotes y levitas a Juan, a que le preguntaran: « ¿Tú quién eres?» Él confesó sin reservas: «Yo no soy el Mesías.»

Era una pregunta clave. La llegada del Mesías, anunciado desde varios siglos antes, hubiera supuesto un cambio radical en la Historia de Israel. Hubiera supuesto el comienzo de la liberación. Es verdad que Juan Bautista no reunía algunos requisitos que debía tener el mesías anunciado, pero otros rasgos sí podían prestarse a confusión, por ejemplo el mesías saldría del desierto de Judá, donde vivía Juan, e invitaría a la conversión, como hacía él.

Le preguntaron: « ¿Entonces, qué? ¿Eres tú Elías?»

Ya dijimos el domingo anterior que creían que Elías no había muerto sino que había sido arrebatado al cielo en un carro de fuego. Los rabinos del tiempo de Jesús predicaban que cuando Elías volviera de nuevo a la tierra invitaría al pueblo a la conversión y le reprocharía su infidelidad; anunciaría la venida del Mesías, lo consagraría y lo presentaría ante el pueblo. Era muy importante saber si Juan era en realidad Elías, que había vuelto a la tierra.

Él dijo: «No lo soy.»
« ¿Eres tú el Profeta?»
Respondió: «No.»

Hacía cinco siglos que no aparecían profetas en Israel y en la memoria histórica quedaba el recuerdo de los grandes profetas, como Isaías o Jeremías, que mantuvieron la fe del pueblo en etapas muy difíciles. En ese momento, dominados por los romanos, la llegada de un profeta, “del profeta”, hubiera sido un horizonte de esperanza y una muestra de la cercanía de Dios.

Y le dijeron: « ¿Quién eres? Para que podamos dar una respuesta a los que nos han enviado, ¿qué dices de ti mismo?»
Él contestó: «Yo soy la voz que grita en el desierto: "Allanad el camino del Señor", como dijo el profeta Isaías.»

El texto de Isaías al que hace alusión es este: Una voz grita: "En el desierto preparadle un camino al Señor; allanad en la estepa una calzada para nuestro Dios; que los valles se levanten, que montes y colinas se abajen, que lo torcido se enderece y lo escabroso se iguale. Se revelará la gloria del Señor, y la verán todos los hombres juntos ha hablado la boca del Señor" (Isaías 40, 3-4)

Entre los enviados había fariseos y le preguntaron: «Entonces, ¿por qué bautizas, si tú no eres el Mesías, ni Elías, ni el Profeta?»

La pregunta tenía sentido. Los levitas eran los especialistas del culto, de los ritos y las celebraciones; su presencia en el grupo que interroga a Juan muestra el interés por saber si alguien ha osado inventarse un rito nuevo, al margen de los ritos oficiales. Si Juan se había atrevido ¿con qué autoridad lo había hecho?

Juan les respondió: «Yo bautizo con agua; en medio de vosotros hay uno que no conocéis, el que viene detrás de mí, y al que no soy digno de desatar la correa de la sandalia.» Esto pasaba en Betania, en la otra orilla del Jordán, donde estaba Juan bautizando.

Se creía que el Mesías, cuando viniera, antes de aparecer púbicamente, estaría oculto por un tiempo, en un lugar desconocido. Juan se sitúa en esta tradición. Calzar y descalzar a una persona, incluso custodiar el calzado, era tarea de esclavos; no suponía ningún honor, al contrario. Juan se abaja, mostrando con este ejemplo de su tiempo la grandeza y la superioridad de Jesús.
Podemos preguntarnos ante el evangelio de hoy: ¿qué nos dice para nuestra vida? ¿No estamos en unas claves muy diferentes a las de Juna Bautista? Podemos reflexionar este domingo sobre algo muy importante para nuestra vida cristiana: estamos rodeados de personas que se creen el Mesías, que nos ofrecen “salvaciones” de todo tipo, desde el envejecimiento hasta el aburrimiento. ¿A cambio de qué? De la esclavitud. 

Juan Bautista, ayer y hoy, nos pide que estemos alerta, despiertos, velando, que en medio de nosotros está Jesús de Nazaret, Jesucristo, que nos ha bautizado con Espíritu Santo y nos ofrece la salvación. Pero no es fácil reconocerlo en cada rostro que está a nuestro lado.

El evangelio en las TIC
·         El texto del evangelio de hoy, en tres versiones:
a) con dibujos animados, dura 8,18 minutos: http://youtu.be/Er9fO0nYBR8
b) con una canción que incluye letra y dibujos de Fano http://youtu.be/s779uRSVbP4   
c) con una secuencia de película, dura 3,12 minutos, conviene empezar en el  0,42:  http://youtu.be/HzuVTucoxKk
·         Canción oración: “Ven, oh Emmanuel”, de Blest, con imágenes de Fano y otras, que van haciendo referencia a los cuatro domingos de Adviento, especialmente al tercero, “el domingo de la alegría” (de Gaudete)  http://youtu.be/RYshUKK_lLk (2,69 minutos).
·         “Si Jesús naciera hoy” canción con imágenes actuales y fuertes para trabajar con adolescentes la presencia de Jesús en nuestro mundo. http://youtu.be/lieU3ZbFq9s
·         “Pregón de Adviento” de F. Ulibarri, para jóvenes y adultos:  http://www.feadulta.com/es/buscadoravanzado/item/1555-preg%C3%B3n-de-adviento.html

PARA REFLEXIONAR
1.     Personalmente
ü Estamos ya  en el tercer domingo de Adviento y Juan Bautista, esta persona valiente e inquietante, nos dice hoy que “en medio de nosotros está Aquel a quien esperamos, pero no le conocemos” ¿Qué despierta esta afirmación en nosotros? Sin razonar solo dejemos que resuene dentro… ¿Qué signos de esta presencia reconocemos en nuestra vida? ¿Y en la de nuestro entorno?
ü Si Él está en medio de nosotros y es verdad que muchas veces no le conocemos, ¿qué podemos hacer para descubrirlo? Esa sería una buena manera de “preparar el camino al Señor”

2.     En la fraternidad, familia
Ü  Después de leer el texto y sus comentarios podemos dialogar sobre lo que más nos ha sorprendido, lo que no hemos entendido, lo que más nos ha gustado…
Ü  Seguimos preparando, en familia, el camino al Señor que viene. Nos detenemos en esa afirmación del evangelio de hoy “está con vosotros uno a quien no conocéis” y reflexionamos, ¿Cómo enseñamos a los que nos rodean a descubrir la presencia del Señor en el mundo? ¿Qué signos de su presencia se dan en nuestra casa?
Ü  Sin duda estamos adornando la casa y preparando de muchas formas la Navidad, os invitamos a dialogar con vuestros hijos sobre lo que podríamos hacer y poner para que nos ayude a descubrir al Señor esta navidad en nuestra casa. 

martes, 9 de diciembre de 2014

Asamblea General 2015 // Assembleia Geral 2015

Comenzamos el tiempo de preparación para la venida del Señor y también, en la Asociación, el tiempo de preparación para la próxima Asamblea General que se llevará a cabo en Fátima (Portugal) en el mes de julio de 2015.

Os invitamos a todos a uniros en oración a todos nosotros por el trabajo que se llevará a cabo en esa Asamblea. A continuación os compartimos la oración de preparación para la Asamblea cuyo lema este año es:
“En fraternidad, vivimos la alegría del Evangelio”
Gracias por vuestro apoyo fraterno.


Començamos o tempo de preparação para a chegada do Senhor e também, na Associação, o tempo de preparação para a próxima Assembleia Geral que se celebrará em Fátima (Portugal) no mes de julho de 2015. 

Convidámos-vos a uniros en oração a todos nós pelo trabalho que se levará a cabo nessa Assembleia. A continuação compartimos a oração de preparação para a Assembleia cujo lema este ano é:

“EM fraternidadE, vivEmos a alegrIa dO EvangelHo”
Obrigados pelo vosso apoio fraterno.


Equipo Animador General AMAM


viernes, 5 de diciembre de 2014

Curso bíblico: Domingo 07.12.2014


En estos días de tantos reclamos y preparativos nos llega otra voz, distinta, que nos urge a “preparar el camino al Señor” ¿Qué hemos de preparar? ¿Cómo hacerlo?


Si miramos con atención a la persona que nos lo “grita” a lo mejor se nos abren otras perspectivas, otros modos… Lo importante es distinguir su voz entre tantas voces, su mensaje entre tantos mensajes publicitarios, bien orquestados… De ello depende el que esta Navidad podamos encontrarnos o no con Aquel que viene a vivir entre nosotros, a ser de nuestra familia.




Marcos 1, 1-8

Comienza el Evangelio de Jesucristo, Hijo de Dios.

En esta pequeña frase Mateo resume y anuncia el contenido de su evangelio, porque:
·      La palabra evangelio significa “Buena Noticia”.
·   Marcos, que ni siquiera nos ha dicho que ha nacido Jesús, ya le llama Jesucristo. Esta palabra la podemos traducir como Jesús el Kyrios, el Señor; es una manera de presentarnos desde el comienzo a Jesús resucitado, reconocido y proclamado como Señor.
·    Nos anuncia también que Jesús es Hijo de Dios. Habían  pasado más de 30 años desde que murió Jesús y las primeras comunidades lo proclamaban así, aunque todavía quedaran testigos que lo habían visto colgado de un madero.   

San Marcos empieza, pues, con una confesión de fe. Sólo después, página tras página, se irá acercando a la persona de Jesús de Nazaret para mostrarnos también sus sentimientos, actitudes, parábolas, gestos, etc. Ahora, desde el comienzo, quiere dejar claro a quien nos va a presentar.

Está escrito en el profeta Isaías: «Yo envío mi mensajero delante de ti para que te prepare el camino. Una voz grita en el desierto: "Preparad el camino del Señor, allanad sus senderos."»

El profeta Isaías había dicho: “Una voz grita: preparad en el desierto un camino para Yahvé, enderezad en la estepa una senda para nuestro Dios” (40, 3). Y esta cita la completa san Marcos con otras similares: “Yo enviaré un ángel delante de ti para que te guíe por el camino…” (Éxodo 23,20) y “He aquí que yo enviaré a mi mensajero a preparar el camino delante de mi…” (Malaquías 3, 1). El mensaje de Juan y la persona de Jesús quedan insertados en la tradición profética. A Marcos no le interesa hablarnos de la infancia de Jesús, prefiere situarlo en la tradición del Antiguo Testamento y del anuncio de los profetas.

Apareció Juan el bautista en el desierto, predicando un bautismo de penitencia para el perdón de los pecados. Y todos los de la región de Judea y los de Jerusalén acudían a él para ser bautizados en el río Jordán, confesando sus pecados.

Juan tuvo multitud de seguidores y una importancia extraordinaria en su tiempo; hay datos extra bíblicos que lo confirman. En algunos ambientes fue más conocido que el propio Jesús.

Para nosotros el desierto nos evoca un lugar lleno de arena, casi sin vida. Para Israel era un símbolo, expresaba un lugar propicio para el encuentro con Dios. En el desierto el pueblo tuvo grandes pruebas y no superó algunas, por ejemplo cuando se plantearon volver a Egipto y seguir siendo esclavos, en lugar de sufrir penalidades al atravesar el desierto, hacia la tierra prometida.

Al llegar Jesús, el pueblo tuvo que elegir entre seguirle (convirtiéndose y cambiando profundamente) o seguir con su mentalidad y costumbres. Marcos va mostrando personajes que se convirtieron al encontrarse con Jesús.

Este evangelista nos dice también que cuando Juan vio que se acercaban a bautizarse muchos fariseos y saduceos los llamó “raza de víboras”. Podemos imaginar las amistades que se granjeó con eso. Lucas nos dice que Juan recorrió toda la región del Jordán predicando un bautismo de penitencia y cuando le preguntaban: ¿qué tengo que hacer? Juan les respondía: “El que tiene dos túnicas que reparta con el que no tiene ninguna y el que tiene alimentos que haga igual”.

El evangelio de hoy nos presenta a un hombre valiente, que denunció lo que estaba mal y lo pagó con su vida. Y nos mostró un camino de conversión claro y sencillo: repartir lo que tenemos con quien no tiene.

Juan iba vestido de piel de camello, con una correa de cuero a la cintura, y se alimentaba de saltamontes y miel silvestre.

El modo de vestir antes era expresión de la identidad de la persona, con mucha más claridad que ahora; actualmente una persona muy rica puede ir con pantalones vaqueros rotos y se considera moda, no incoherencia. San Marcos nos describe el modo de vestir de Juan de modo que a la gente de su tiempo le evocara al profeta Elías, incluso la gente se preguntaba ¿sería el propio Elías, que había vuelto de nuevo? Tenía sentido que se hicieran esa pregunta, vamos a ver por qué:

En el segundo libro de los Reyes, este profeta es descrito como “un hombre velludo con una correa de cuero ceñida a la cintura” (II Reyes 1, 8); había sido muy querido por el pueblo y creían que no había muerto sino que había sido arrebatado al cielo y volvería de nuevo a la tierra, para seguir profetizando. Esta creencia se corroboraba con un texto del profeta Malaquías: “He aquí que yo os enviaré al profeta Elías antes de que llegue el día grande y terrible de Yahvé” (3,23). En otro lugar de su evangelio, san Marcos dice que, tras la transfiguración le preguntaron a Jesús: ¿Por qué dicen los escribas que Elías ha de venir? (Marcos 9, 11-13)

Y Juan proclamaba: «Detrás de mí viene el que puede más que yo, y yo no merezco agacharme para desatarle las sandalias. Yo os he bautizado con agua, pero él os bautizará con Espíritu Santo.»

El profeta Isaías había anunciado que sobre el mesías “reposará el espíritu de Yahvé, espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de fuerza, espíritu de conocimiento y de temor de Dios…” (11,2) Juan anuncia la llegada de alguien que tendría más poder que él y que bautizaría con Espíritu Santo. Con estas dos claves, evidentes en su tiempo, deja claro que estaba anunciando al Mesías.  

El evangelio en las TIC
·      “La historia de Juan Bautista” (2,24 minutos). Canción alegre muy buena con letra y dibujos, para que los niños conozcan a Juan Bautista y puedan entender mejor su mensaje. Canta-autora y música: Aida María Borges; dibujos de Fano.   http://youtu.be/s779uRSVbP4
·       “Explicación del tiempo de Adviento para niños: http://youtu.be/6Ffz3GfUyR4
(3,34 minutos). Bueno para ir concretando cada semana, con dibujos de Fano.
· “Ven, Señor, a salvarnos” canción breve para niños, con dibujos. (0,46 minutos). http://youtu.be/HV5zs2nEbho?list=PLJr-nzM-Ql7raEQ6R3jaDF0V6ufVwgwr8
·       “Abre tu tienda al Señor” canción para que reflexionen alumnos  mayores o adultos, incluye la letra, sobre un dibujo de Fano, (2’29 minutos).  http://youtu.be/7v1_a1c2X54?list=PLJr-nzM-Ql7raEQ6R3jaDF0V6ufVwgwr8

PARA REFLEXIONAR

1.      Personalmente

ü  ¿Que resuena en ti al escuchar el mensaje de Juan: “Preparad el camino al Señor”? ¿Cómo lo concretas en tu vida?
ü  Nuestras familias, fraternidaes, hacen en Adviento muchas actividades, ¿Cómo ayudan a preparar el camino para encontrarnos con el Señor? ¿Cómo podríamos mejorar la vida de nuestra fraternidad, familia, para que sea realmente un camino de encuentro con el Señor, sin piedras ni obstáculos?

2.      En la fraternidad, familia...

Ü  Después de leer el texto y sus comentarios podemos dialogar sobre lo que más nos ha sorprendido, lo que no hemos entendido, lo que más nos ha gustado…
Ü  Juan nos invita a preparar el camino al Señor que llega. ¿Cómo lo hacemos en nuestra familia? ¿Qué preparamos en casa para la Navidad? Como padres y madres, ¿qué cuidamos las semanas antes de la celebración?
Ü  Como en los colegios se habla del Adviento y se hacen muchas actividades como preparación de la Navidad, os invitamos a dialogar con los hijos sobre ellas y buscar la manera de unirnos, como familia, a lo que se hace en el colegio.
Ü  Acordándonos de que estos días son especialmente apropiados para tener presente a María, la madre que espera a su hijo, os proponemos terminar con esta oración:

María de Belén, madre de Jesús, ante ti nuestro corazón...
Enséñale a crecer en amor y amistad.

María de Belén, madre de Jesús, ante ti nuestras manos...
Enséñales a construir una nueva Navidad.

María de Belén, Madre de Jesús, ante ti nuestra fe...
Enséñale a ser sincera y comprometida.

María de Belén, madre de Jesús, ante ti nuestros miedos y temores...
Enséñanos a ser valientes en la vida.

María de Belén, madre de Jesús, ante ti nuestros caprichos y egoísmos
Enséñanos a ser generosos y solidarios.

María de Belén, madre de Jesús, ante ti nuestra navidad llena de regalos...
Enséñanos a compartir con generosidad

Fuente: www.salesianos.edu


jueves, 27 de noviembre de 2014

Curso bíblico: Domingo 30.11.2014





Este domingo empieza un nuevo año litúrgico. El gráfico, dibujado por FANO,  puede ayudarnos a trabajarlo en clase y/o en catequesis, a través de los colores y símbolos.  Empezamos las lecturas correspondientes al ciclo B, es decir, leeremos de forma continuada el evangelio de san Marcos durante los domingos del tiempo ordinario. Los de Adviento, Navidad, Cuaresma y Pascua, tienen evangelios propios.

Junto con el año litúrgico empezamos también el Adviento. La palabra latina “adventus” significa “venida” y nos ayuda a prepararnos para celebrar el gran acontecimiento de la Historia: el nacimiento de Jesús.

Durante cuatro semanas la Iglesia nos invita a vivir un proceso de conversión, no porque Jesús vaya a nacer (no nace de nuevo) sino porque el hecho de que se haya encarnado es una Buena Noticia de tal magnitud que necesitamos contemplar este misterio y tomar conciencia, una vez más, de que se ha hecho también carne de nuestra carne.
 


Este primer domingo, el evangelio de Marcos nos habla de “velar”, es decir de mantenernos despiertos, porque no sabemos cuándo vendrá a nosotros el Señor. Nos invita a preguntarnos, ¿Qué cosas nos mantienen adormecidos?

Marcos 13, 33 - 37
Con el texto del domingo de hoy san Marcos pone fin a la vida pública de Jesús y  a continuación describe la pasión. El discurso sobre el final de los tiempos es como el broche final de su vida. Los cuatro  evangelistas coinciden (e insisten) en subrayar que Jesús se despidió, habló de una segunda venida y que el grupo de seguidores quiso conocer los detalles de esta venida. Jesús no dio detalles, dio pistas para vivir con coherencia la espera.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Mirad, vigilad: pues no sabéis cuándo es el momento.

La palabra “vigilar” tiene importancia en la biblia. Velar es sinónimo de “trabajar”. Muchas veces la seguridad de una familia o de un pueblo dependía de que la persona que vigilaba hiciera bien su trabajo. Pensemos en los enfrentamientos entre tribus, las conquistas de unos pueblos a otros, los ladrones que se amparaban en la noche… Y todo eso ocurría en zonas rurales en las que no tenían más “herramientas” para vigilar que agudizar el oído y mirar atentamente alrededor. Vigilar era un trabajo que exigía una gran responsabilidad, incluso para tomar decisiones responsables si ocurría algo inesperado o se enfrentaban a algún peligro.
¡Cuántas experiencias y anécdotas compartirían en Israel las personas mayores con las más jóvenes sobre  este tema!

Es igual que un hombre que se fue de viaje y dejó su casa, y dio a cada uno de sus criados su tarea, encargando al portero que velara.

Como vemos, es la versión abreviada de la parábola de los talentos o la de las minas. Una vez más se nos habla de un largo viaje y una tarea que tienen que realizar los siervos, en este caso el portero. 

Velad entonces, pues no sabéis cuándo vendrá el dueño de la casa, si al atardecer, o a medianoche, o al canto del gallo, o al amanecer; no sea que venga inesperadamente y os encuentre dormidos.

Los judíos solían dividir la noche en tres periodos muy claros: a) desde la puesta del sol hasta las 10 de la noche; b) desde las 10 hasta las dos de la madrugada y c) desde esa hora hasta la salida del sol. Con esta división establecían las guardias, cuando era necesario. Por ejemplo, en tiempo de guerra.
Con la invasión romana, los judíos fueron haciendo suyas muchas costumbres de sus dominadores, entre ella la división del tiempo. Para organizar la vigilancia de la noche establecieron cuatro turnos para los centinelas: 

a)    De 6 a 9 de la noche. Le llamaban la vigilia o guardia del anochecer.

b)   De 9 de la noche a las 12. Vigilia de media noche.

c)    De 12 a 3 de la madrugada era la vigilia del canto del gallo. Recordemos el episodio de la negación de Pedro cuando juzgan a Jesús por la noche.

d)   De 3 a 6 de la madrugada se llamaba la vigilia del amanecer. Era la más gratificante porque en cuanto asomaban los primeros rayos de luz ya desaparecían las tinieblas y los peligros que conlleva la oscuridad.

El texto nos dice que puede venir en cualquier momento de la noche y encontrar dormido al portero (o al centinela, o al encargado de vigilar). Hoy deberíamos poner ejemplos actuales en clase, catequesis o la homilía. Por ejemplo que se durmiera el personal de enfermería encargado de vigilar el buen funcionamiento de una UVI y una persona falleciera por ese descuido. O que se durmiera la persona que tiene que hacer el pan y abrir la tienda y ese día la gente del pueblo no pudiera comer pan. O que el portero de un equipo importante de fútbol no estuviera pendiente del balón, le metieran un gol por estar como adormecido y perdieran una copa internacional. 

 Lo que os digo a vosotros lo digo a todos: ¡Velad!»

San Mateo organiza muchas palabras de Jesús relacionadas con su segunda venida como si fuera un largo discurso de Jesús, recogido en el capítulo 13. Conviene leer el capítulo completo para entender mejor el texto del evangelio de hoy; a lo largo del capítulo nos invitan a cuidar que nadie nos engañe,  a no alarmarnos, cuidar de nosotros mismos, ser conscientes de que nos entregarán a los tribunales, no angustiarnos porque nos asistirá el Espíritu Santo y un largo etcétera de consejos y recomendaciones muy importantes. 

El capítulo empieza con un diálogo de Jesús con Pedro, Santiago, Juan y Andrés. Estos apóstoles le van haciendo preguntas a Jesús sobre cómo y cuándo será su segunda  venida. El capítulo se cierra con esta frase: “Lo que a vosotros os digo, lo digo a todos: ¡Velad!”

Estas palabras eran muy importantes para las primeras comunidades cristianas a las que se dirige san Mateo, porque en torno a los años 60 y 70  proliferaron bastantes grupos que confundieron a la gente, anunciando que Jesús vendría de nuevo a la tierra en lugares diferentes y de diversos modos. 

Y la invitación a velar es una llamada también  para cada uno de nosotros, hoy,  porque hay miles de objetos, juegos, personas, experiencias, anuncios, programas de TV, etc.  que son como anestésicos que nos adormecen.  Si queremos seguir con coherencia a Jesús es preciso no sólo despertar, sino hacer un ejercicio diario (un auténtico ejercicio espiritual) para mantenernos despiertos, en vela.

Y despertar es tomar conciencia de que lo importante no es una segunda venida sino tomar conciencia de las dos grandes venidas que ya se han realizado: 1) cuando se hizo carne y nació de María; 2) hoy habita en cada uno de nosotros, hombres y mujeres; perdemos mucho tiempo buscando fuera lo que se manifiesta desde dentro. Y cuando despertamos a esa presencia nace el dinamismo de la fraternidad.

El evangelio en las TIC
   Sobre el Adviento en general:

·         “Adviento: Haz latir el corazón del mundo” PJVdehonianos. Muy bueno para los jóvenes,  3,55 minutos. http://youtu.be/PmDIBokJKcM

·          “Es tiempo de Adviento”, brevísimo video con imágenes de las cuatro velas de Fano. Motivador para iniciar este tiempo litúrgico a partir de cuatro verbos: despertar, ponerse en camino, buscar y acoger. http://youtu.be/5creGml03Tk  0,23 minutos

·         Canción para niños “Prepárate en Adviento”, 1,59 minutos: http://youtu.be/fqH_7AIa6ZQ

·         “El Adviento explicado del mejor modo posible” video para los adolescentes realizado por Spirit Juice Studios (2,26 minutos) simulando un corto antiguo en blanco y negro: http://youtu.be/y6b1llVDv1U . En inglés, subtitulado.

·         “Conspiración de Adviento: provocando la Navidad” Video de reflexión sobre el Adviento y la preparación de otra Navidad más auténtica; muy bueno para verlo en familia,  5 minutos http://youtu.be/UhW4L0ZjON0

·         “Llegaste Tú” canción de Luis Guitarra sobre la llegada de Jesús, con fotos de la actualidad: http://youtu.be/l_ko6cNt1Vg  4,11 minutos.

·         “Algo pasa en la tierra” himno de Adviento de Nico Montero, con los coros de Brotes de Olivo y el texto de la canción en las diapositivas. http://youtu.be/3sPXsQ-wGQ8  4,15 minutos

PARA REFLEXIONAR

1.     Personalmente

ü Otro Adviento más, otro montón de cosas que hacer y organizar en el trabajo, la parroquia, la fraternidad etc, antes de las vacaciones de Navidad… Vamos a intentar hacer un esfuerzo por dejar eso un ratito al margen de nuestra mente. Desde el silencio interior tratamos de ver tantos Advientos vividos, ¿qué recuerdo nos han dejado? ¿hay alguno especialmente importante? ¿Por qué? (Es importante pararnos para salir de la rutina)

ü Despues de leer detenidamente este evangelio ¿con qué palabras me quedo? ¿Qué verbos siguen resonando en mi?

ü Despertad, vigilad, estar atentos… ¿qué supone esto en mi vida en estos momentos? ¿Qué me mantiene “adormecido”, ausente al momento presente, distraido, estresado…? ¿Qué puedo hacer para salir de ello?

2.     En la fraternidad, la familia...

Ü  Después de leer el texto y sus comentarios podemos dialogar sobre lo que más nos ha sorprendido, lo que no hemos entendido, lo que más nos ha gustado…

Ü  Nos planteemos ¿qué solemos hacer en nuestra familia , en la fraternidad,..., cuando llega el Adviento?   Según lo reflexionado sobre el evangelio de hoy, ¿qué nos parece importante mantener? ¿qué podemos hacer este año para prepararnos como familia, como fraternidad, al encuentro con el Señor?

Ü  Podemos dialogar entre todos sobre, ¿qué es estar vigilantes como familia? ¿A que atendemos? ¿Qué se le pasa a nuestra familia, porque está dormida para esa realidad?

Ü  Os proponemos esta oración para rezar en familia durante este tiempo de Adviento. Nos une a una tradición muy antigua en la Iglesia, reseñada ya en los últimos versículos del libro del Apocalipsis: “Ven Señor Jesús”


Ven, Señor
¡Ven, Señor! ¿Para cuándo esperas? ¡Ven ya!
Ven pronto, ven, que el mundo gira a ciegas ignorando el amor que lo sustenta.
Ven pronto, ven, Señor, que hoy entre hermanos se tienden trampas y se esconden lazos.
Ven, que la libertad está entre rejas
del miedo que unos a otros se profesan.
Ven, ven, no dejes ahora de escucharnos cuando tanto camino está cerrado
¡Ya, Señor! ¿Para cuándo esperas? ¡Ven ya!
¿No has de ser la alegría de los pobres, de los que en ti ponen su confianza?
¿No has de ser para el triste y afligido consuelo en su pesar, luz en su grito?
¿Quién pondrá paz en nuestros corazones si tu ternura y compasión se esconden?
¿Quién nos abrirá caminos de esperanza si no te vemos caminar a nuestro lado?
¡Ya, Señor! ¿Para cuándo esperas? ¡Ven ya!
Ven Señor, a nuestra familia, para que nos mantengas unidos,
para que nos ayudes a amarnos cada día más,
para que ensanches nuestro corazón y nuestra casa
y podamos acoger a cuantos nos necesitan.
                   ¡Ya, Señor! ¿Para cuándo esperas? ¡Ven ya!.

Seguidores